Ser docente, toda una ciencia

Ser docente es una profesión que va más allá de la difusión del conocimiento académico, significa también convertirse en guía y ejemplo para los alumnos.

Para ser un buen docente es importante tener paciencia, saber ganar el respeto de los alumnos enseñando a su vez con respeto, ser empático y tener el auténtico deseo de ayudar a los demás y contribuir a mejorar la sociedad.
Aprendizaje y adaptación son otras dos cualidades a desarrollar que te serán muy útiles en el camino de la enseñanza, cada día es una nueva experiencia que vendrá con diferentes retos a superar.

Dentro del día a día, tu indumentaria como maestro, pudiera parecer un aspecto sin importancia o secundario, sin embargo no lo es.
Tu vestimenta además de reforzar tu imagen como profesional, te consolida como ejemplo a seguir para tus alumnos, sobre todo en el caso de estudiantes de nivel preparatoria y universidad, ya que eres un referente del profesional al que ellos aspiran en convertirse.

La definición del estilo de tus atuendos cotidianos dependerá básicamente de tus gustos y personalidad, y si bien, no hay reglas absolutas e inflexibles, sí existen consideraciones principalmente de sentido común y practicidad que te sugerimos tener en cuenta en la construcción de tu imagen personal.

Conócelas a continuación:

a) Evita estampados llamativos en camisas, corbatas y en general cualquier detalle llamativo en tu outfit. Tu objetivo número 1 es que los estudiantes mantengan su atención en tu cátedra y no ayudará si les das un pretexto para distraerse, especialmente si tu clase dura varias horas.

b) Aunque el instituto o universidad donde impartes clases no lo prohiba, lo ideal es que evites usar bermudas y jeans rotos o rasgados. La razón es muy simple: buscamos transmitir una imagen profesional y también de autoridad y respeto.

c) Prefiere las camisas formales o tipo polo. Puede parecer tentador ponerte playeras con mensajes, caricaturas o imágenes de tu banda favorita, para proyectar una imagen de profesor cool, pero no es lo más profesional, si las tienes déjalas para otro tipo de ocasiones.

d) Cuida siempre que la ropa que lleves esté en buenas condiciones, un dobladillo mal cosido, una rasgadura o un pequeño agujerito, restará puntos a tu imagen. Vigila todos esos detalles, aún ahora cuando las clases son en línea y no presenciales.

e) Asegúrate de llevar los zapatos siempre limpios, lo ideal es un par formal, de piel, color negro y que se vean cuidados y brillantes.

 

No está de más recordar la importancia de tu cuidado personal: lucir limpio, llevar un corte de cabello adecuado, un rostro sin brillo y afeitado; y el toque personal lo puedes agregar con una colonia discreta que vaya con tu personalidad.

Y para el final, dejamos las ocasiones especiales que merecen mención aparte, por ejemplo actos académicos, presentaciones importantes o cualquier otro evento formal de la institución, en los cuales lo mejor será llevar un traje de color gris o azul marino, con camisa de color claro y corbata de diseño sobrio. Daniel Hechter te ofrece trajes con cortes de vanguardia ideales para toda ocasión y con tecnologías que te harán disfrutar la experiencia de uso.


Estas son nuestras recomendaciones para facilitar la elección de tu indumentaria día con día, si ya las seguías ¡felicidades! continúa por ese buen camino brindando un excelente ejemplo de presentación personal a tus estudiantes; si no las conocías, ahora tienes las herramientas para fortalecer esa área y seguir creciendo como profesional de la docencia.
Demuestra a tus alumnos con el ejemplo que la ropa es también parte de nuestra marca personal y una forma más de proyectar al mundo nuestra esencia.